Bye 2017. Buenas 2018.

Pareciera que fue hace apenas un año cuando recién cumplía mis 18 y me emocionaba porque ya era mayor de edad(y no sé para qué me alegraba si no puedo beber puesto que soy alérgica al alcohol y ni soy una persona de fiestas o rumbas).

En éste 2017 cumplí mis 22 años. Si, 22. Aun en la calle miento que tengo 16 y me creen(y deberían ver la cara que ponen cuando digo que en realidad tengo 22 años). No sé cuál es el nivel de madurez que debería tener uno a esta edad, pero creo que voy bien(creo).

2017 fue… Equis. Empezando tenía muchos planes en mente pero casi ninguno se dio, así como nuevos proyectos no planificados llegaron(empecé con mi pasión: La fotografía. Los que me conocen saben que llevo años en eso), pero si, del resto fue equis.

2017 fue un año donde me tocó alejarme de muchas personas, seres que no debían permanecer ya en mi vida, y créanme, cuando Dios y el destino te aleja de amigos y conocidos, no importa lo mucho que los quieras, ¡PASA POR ALGO!, y lo sé perfectamente porque no es el primer año que me ha tocado alejarme involuntariamente de personas que les tengo afecto.

No sé cómo sea mi 2018, pero me mantendré positiva. Ustedes también deberían mantener la buena vibra, nos hace falta más personas optimistas en este país. Besos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *